BLOG



VOLVER
05-04-2016
El temido herpes oral: Parte II


Un problema común cuando hablamos de salud oral es el herpes. Nuestros profesionales en Odontología Integral de México están listos para atender cualquier problema de salud bucal que pudieras tener, incluyendo herpes oral. Nuestra ubicación estratégica, excelentes instalaciones y precios accesibles nos convierten en la mejor opción para el cuidado de tu sonrisa.

 

 

En la publicación anterior dimos una introducción sobre el herpes oral: qué es, cuáles son sus causas y síntomas, así como detectarlo, la cual puedes consultar aquí. En esta segunda parte te diremos cómo prevenirlo y cómo tratarlo si ya te contagiaste.

 

 

Dollarphotoclub_71902413-1-1-762x508

 

 

¿Cómo prevenirlo? Los expertos emiten varias recomendaciones para evitar el contagio del herpes oral (también conocido como aftas, herpes febril, herpes simple, herpes simple oral y herpes labial). Éstas incluyen proteger los labios de dos formas: utilizando humectante con el fin de que no se resequen demasiado, pues esto los vuelve más vulnerables, así como un bálsamo que contenga bloqueador solar u óxido de zinc.

 

Otra de las sugerencias es evitar el contacto directo con llagas ocasionadas por el herpes, es decir, no besar a alguien que se encuentra contagiado, aunque también significa que hay que evitar el sexo oral, especialmente si cualquiera de los dos presenta ampollas, porque de esta forma se puede esparcir el virus a los genitales. Sin embargo, el virus del herpes tanto oral como genital puede transmitirse aunque no se tengan llagas o ampollas en la boca.

 

Tampoco se recomienda compartir utensilios para comer, popotes, vasos ni otros artículos con gente que tenga herpes oral, y se sugiere lavar las toallas y la ropa de cama en agua hirviendo después de su uso.

 

 

Natural-Cold-Sore-Remedies-to-Get-Rid-of-Cold-Sores

 

 

¿Cómo tratarlo? Aunque en algunos casos los síntomas pueden desaparecer por sí solos en una o dos semanas, su dentista puede recetarle algún antiviral para combatir el virus, además de reducir el dolor y que desaparezcan los síntomas más rápido. Los más comunes son Aciclovir, Famciclovir y Valaciclovir, los cuales funcionan mejor si se empiezan a tomar en cuanto empiecen las señales de advertencia, antes de las ampollas. También ayudan las cremas cutáneas antivirales, aunque suelen ser caras y solo frenan el brote por un tiempo.

 

Para aliviar el dolor y sentirse mejor puede aplicar hielo o una toalla caliente en las llagas; lavar suavemente las ampollas con agua y jabón antiséptico; evitar las bebidas calientes y las comidas picantes y saladas, así como los cítricos; hacer gárgaras con agua fría, enjuagarse con agua salada o comer paletas heladas y, por último, tomar algún analgésico como el paracetamol.

 

 

istock000012512554large-mouth-crop

 

 

¿Qué sigue? Como dijimos anteriormente, el herpes suele desaparecer solo pero en ocasiones regresa y se vuelve más peligroso. Algunas complicaciones incluyen nuevas llagas y ampollas, la diseminación del virus a otras zonas, así como otras infecciones. No dude en contactar a su médico si tarda más de dos semanas o presenta lesiones en o cerca de los ojos, pues esto puede causar ceguera. También es importante estar al pendiente del herpes en caso de que su sistema inmune esté debilitado por alguna enfermedad o un medicamento.

 

 

 

*Con información de MedlinePlus



Otras Novedadades:

25-10-2016
Tu boca puede ser la culpable de tu migraña
18-10-2016
La relación entre las encías y el cáncer de mama
04-10-2016
Dormirse tarde afecta la salud dental de los más jóvenes
27-09-2016
Siete hábitos que están afectando tu salud dental
06-09-2016
La salud dental después de los 50
30-08-2016
Las ?selfies? benefician a la salud dental
23-08-2016
Coronas y sus distintos materiales
09-08-2016
Tecnología para la salud dental: cámaras intraorales
28-07-2016
Los niños y su salud oral